¿Necesitas sentirte bella para amar tu cuerpo?

Seamos honestas, vemos un espejo y nos encanta vernos, pero, ¿qué vemos primero?, ¿lo que nos encanta de nuestro cuerpo o lo que no nos gusta?  La mayoría de nosotras nos juzgamos muy fuerte y por más mensajes o anuncios que nos pongan siempre hay algo en nosotras que nos dice que algo no cuadra. 

Antes de que caigas en la trampa de creer que estás fracasando en tu voluntad por encontrarte bella, quiero que veas de dónde vienes. Seguramente, llevas muchos años mirándote como quien analiza partes. Eso, te lo enseñó la cultura de las dietas, esa que te reduce a muslos, piernas, brazos. Hace rato que te miras en el espejo y ves fragmentos.

Y ahora, volvamos a la belleza. No la alcanzas porque estás atorada en tu forma de concebirte y no habrá sido tu culpa. Como buen ser humano, creíste en las historias que otros crearon para ti. Te dijeron que el cuerpo era lo primero. Conseguir que se luciera como debía verse fue un imperativo social. Ahora, de repente, tienes permiso para amar tus imperfecciones. Junto con quererte como eres.

Pero recuerda, una mujer puede reescribir cualquier historia. Si vas a contarte una nueva narrativa, evita creer que el cuerpo es la apariencia porque pierdes el beneficio de habitar el presente con toda tu capacidad.

Así que inventa una historia que empiece hoy. Una que te hable al oído y te cuente qué necesitas en esta vida para ser tú. Crea un mito que no te presione para encajar en el mundo; finalmente, no se necesitan más mujeres que encajen, sino mujeres que se pertenezcan a ellas mismas.

Por eso mírate y explórate, conócete de nuevo. Más allá de los anuncios que promueven tu belleza, busca tu cuerpo y encuéntralo. Si no lo ves bello, no te frustres, tal vez tus ojos necesitan un tiempo para asimilar nociones de belleza que estén fuera de los apretados moldes sobre la “apariencia correcta”.

Por ahora, juega a sentirte como un todo.  Siente lo que siente tu cuerpo cuando se emociona o se entristece. Ejercita tu músculo para estar presente, será el mindfulness que te devuelva a tu centro, a tu piso. Quédate con lo que sabe hacer tu cuerpo. Él vale porque existe. Porque sabe respirar. Es el milagro más profundo, es el milagro que buscas.

Un abrazo amiga. 

Mía

Inspiración de: Camila Serna (Bogotá, 1981) es coach de nutrición integrativa.

spot_img

Contenido que debes ver

MAS CONTENIDO RELACIONADO