Sara Curruchich y Vivir Quintana aprenden con la música sobre el poder las mujeres

La cantante guatemalteca Sara Curruchich y la mexicana Vivir Quintana cierran una etapa tras el tema ‘Solas ya no más’, una gira juntas y la publicación de una sesión de ambas, un proceso de aprendizaje inigualable, según aseguraron a EFE.

“Está muy hermoso porque el proyecto nos ha permitido poder conocer a otras compañeras, a muchas otras mujeres activistas, a muchas mujeres defensoras de los derechos humanos, de los derechos de la tierra y tanto acá (en la Ciudad de México) como en Guatemala, y eso es lo que nos mueve”, dijo Curruchich junto a Quintana en la capital mexicana.

Por su parte la cantante mexicana contó que el proyecto nació para dar un mensaje muy fuerte a través de la música sobre el poder de las mujeres.

Por esto, en los conciertos que dieron juntas en este último año en lugar de que fuese el ‘show’ individual de cada una, intercalaban canciones, se hacían los coros la una a la otra y las bandas de ambas se fusionaron.

“Yo aprendí muchísimo sobre todo de la vida de Sara porque es superinteresante, y es superimportante mencionar que se ha convertido en una de esas mujeres de la música que a mí me enseña mucho”, dijo Vivir.

Y Sara agregó que ambas tienen ganas de seguir colaborando con más mujeres porque saben que tienen un poco de visibilidad, algo que es un privilegio muy grande’, entonces quieren desde ahí atraer a más compañeras.

La colaboración surgió de la necesidad de plantear una manera de aportar a la visibilización y a que las personas se unan a la lucha contra la violencia, específicamente con música creada por mujeres.

Y después de más de un año de gira, el pasado 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, publicaron una sesión en la que grabaron las emblemáticas canciones ‘Sola Ya No Más’, de la artista maya kaqchikel Sara Curruchich, y ‘Canción Sin Miedo’, de Vivir Quintana.

En el proyecto creado por ambas han encontrado, dijeron, un abrazo al corazón, que se ve afectado muchas veces por las vivencias de cada una pero también de todas las mujeres del mundo.

Además Sara Curruchich recordó que “el gozo es nuestro derecho, el bailar es nuestro derecho”, por lo que los espacios de ocio, de colectividad y de arte contribuyen a que puedan sobrevivir al mundo en el que viven.

Contenido que debes ver

MAS CONTENIDO RELACIONADO