Chiara Ferragni, en el centro de la tormenta de internet por su polémica beneficencia

Un insólito silencio cubre los perfiles sociales de Chiara Ferragni a pocos días de Navidad.

La reina de las ‘influencer’ es estos días objeto de críticas y sarcasmo en la calle y en el internet donde fraguó su imperio por una polémica acción benéfica que le obligó a pedir “perdón”, aunque la tormenta no cesa.

Su última publicación en Instagram, la red en la que cada día hace promoción de marcas propias y ajenas y exhibe su lujosa vida, es probablemente una de las más amargas que ha tenido que “postear” en su carrera como influyente icono del mundo de la moda.

En el vídeo, Ferragni, prácticamente sin maquillar, pelo recogido y vestida con un simple jersey gris, pide “perdón” a sus casi 27 millones de seguidores con algún que otro gimoteo.

“Hola a todos. Siempre creí que los más afortunados tienen la responsabilidad moral de hacer el bien. Son los valores que siempre nos animaron a mi y a mi familia y que inculcamos a nuestros hijos. Les enseñamos que también se puede errar pero que, cuando ocurre, si es posible, hay que remediarlo”, confiesa.

Y agrega: “Es eso lo que yo quiero hacer ahora. Pedir perdón y concretar mi gesto”.

La creadora ha anunciado que “devolverá” un millón de euros al hospital Regina Margherita de Turín (norte) para ayudar a sus pacientes pediátricos.

Un día antes el ente italiano encargado de vigilar el mercado (AGCM) anunció una multa a Chiara Ferragni y a la empresa de dulces Balocco por “una práctica comercial incorrecta” escondida detrás de una supuesta recaudación de fondos para dicho hospital.

La empresa vendía “pandoros”, un bizcocho tradicional navideño, con el logotipo del emporio de Ferragni a más de 9 euros (el triple de lo habitual) prometiendo que la venta de cada uno supondría una donación para el Regina Margherita.

Sin embargo acabó descubriéndose que la donación se había hecho “a priori” y que, por lo tanto, su cuantía no dependía de las ventas.

Ferragni donará un millón de euros al hospital, la misma cantidad de su multa, pero impugnará la sanción, que ha atribuido a “un error de comunicación” del que, ha prometido, aprenderá en el futuro.

Mientras, el debate está servido en un país, Italia, acostumbrado a estar al corriente del mundo de Ferragni, de su esposo, el rapero Fedez, siempre envuelto en polémicas, y de los dos hijos de ambos, Leone y Vittoria, a quienes ven crecer en sus redes sociales.

Las redes sociales se han llenado de “memes” que ponen en duda la sinceridad de su “perdón” mientras el portal satírico “Lercio” lanzó un “última hora” a sus lectores: Chiara Ferragni vende el jersey gris de sus excusas por 399,99 euros.

El chascarrillo se debe a que la empresaria milanesa de 36 años, que empezó con su blog de moda “The Blonde Salad” en 2009 y acabó amasando una fortuna y protagonizando un máster en la escuela de negocios de Harvard, convierte en oro todo lo que toca, como las botellas de agua que vende a 8 euros.

No obstante, pese a que la controversia se sirva estos días en las sobremesas italianas, su imperio ni se tambalea y los analistas de “Youtrend” han calculado que ha perdido 35.000 seguidores en Instagram, aunque eso equivale a un nimio 0,1 % del total.

Pero puede que la tormenta no amaine en esta aciaga Navidad ya que la asociación de consumidores Codacons, la misma que denunció sus “pandoros”, sigue ahora la pista de sus huevos de Pascua.

Estos dulces, envueltos con su clásico color rosa y su “ojo” azul, son vendidos por la empresa “Dolci Preziosi” prometiendo contribuir al proyecto benéfico “I bambini delle fate”, una empresa social que desde hace años promueve la inclusión de niños con autismo.

Sin embargo el periódico “Il Fatto Quotidiano” ha asegurado que mientras la empresaria obtenía en 2021 beneficios de medio millón de euros y de 700.000 euros en 2022 con la venta de estos chocolates, la compañía donó solo 12.000 y 24.000 euros cada año.

“De confirmarse estos hechos, nos encontraríamos de nuevo ante una operación comercial de Ferragni disfrazada de beneficencia, un auténtico engaño a los compradores con el agravante de aprovecharse de los niños con autismo”, alega Codacons en el comunicado en el que anuncia su nueva batalla legal contra la reina de internet.

Contenido que debes ver

MAS CONTENIDO RELACIONADO