4 consejos para reducir tu papada

La papada es frecuente en casos de exceso de peso, pérdida de tonicidad en los tejidos y acumulación de grasa en la región del cuello.

Aunque la genética desempeña un papel relevante en su desarrollo, adoptar prácticas saludables puede contribuir a evitar su formación. Por ello, te presentamos cuatro consejos que pueden serte de ayuda.

Hidratación

Mantener el cuerpo adecuadamente hidratado no solo resulta positivo para la pérdida de peso y la eliminación de toxinas. También, desempeña un papel crucial en la prevención de la papada.

La piel requiere hidratación interna y externa, por lo que mantenerla hidratada no es un simple capricho, sino una necesidad. De no hidratarla de forma regular y adecuada, la piel experimentará dificultades y perderá gradualmente su elasticidad.

Buena postura

La postura de nuestro cuerpo también influye en la disminución de la papada. Lo recomendable el cuello en una posición erguida, mirando hacia adelante, para asegurar que tanto los músculos faciales como los de la barbilla se mantengan tonificados y en una posición muscular adecuada.

Cremas reafirmantes

Se pueden encontrar cremas reafirmantes diseñadas específicamente para la zona del cuello y la papada.

Para evaluar sus resultados, es fundamental aplicarlas diariamente en el mentón, desde el centro hacia las orejas, y en el cuello, hacia arriba y hacia afuera.

Ejercitar los músculos

No se trata únicamente de los entrenamientos que involucren todo el cuerpo. También, es posible ejercitar el cuello.

Después de todo, el cuello está formado por músculos, y mediante ejercicios específicos, podemos lograr mantenerlo tonificado. Uno de los ejercicios más habituales implica inclinar la cabeza hacia cada lado y mantenerla en esa posición durante unos momentos.

Sin embargo, es necesario tomar en cuenta que existen circunstancias en las que la aparición de la papada es casi inevitable y es completamente normal.

Contenido que debes ver

MAS CONTENIDO RELACIONADO